Dos inmigrantes víctimas de una agresión y una violación podrían ser deportados de Reino Unido