Cómo gestionar los seis segundos que te pueden cambiar la vida (a peor)