Un método para prever la enfermedad que más mata a las mujeres