Froome salva un susto y conserva el amarillo el día que ganó Mollema