Jaime de Marichalar, de duque de Lugo a duque de lujo