Sensores, los ‘sherpas’ del coche autónomo