Cuando las máquinas controlan los precios, perdemos los consumidores