Seis meses pagando con el reloj: muchas ventajas y un gran inconveniente