Los mercados apuestan por la recuperación de la periferia del euro