Cannes, el abucheo a Netflix y el monstruo que no vino a verme