La fiscalía acusa al presidente de Brasil de obstrucción a la justicia