Este es el mejor momento para ir al baño en el avión (sin morirse de vergüenza)