El grupo hacker que provocó el caos la semana pasada prepara algo peor