Descubierta en Guadalajara la ciudad que puede cambiar los libros de historia