Dos Españas, la misma sangre