¿Podría aplicarse la prisión permanente revisable en el ‘caso Gabriel’?