Givenchy, el modisto que mejor entendió a Audrey Hepburn