El primer parque de cielo oscuro de España está en Girona