Modigliani: el artista más fácil de copiar