Albiol pide reunirse con Puigdemont para advertirle de las consecuencias del 1-O

Si el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, descartaba el lunes cualquier movimiento en Cataluña hasta que no pasara el 1 de octubre, ayer el líder del PP, Xavier García Albiol, cambiaba el paso y anunciaba que entre hoy y mañana enviará una carta al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, para pedirle una reunión antes del 16 de agosto. Según avanzó, el contenido del encuentro girará en torno al 1-O y las consecuencias que se deriven, como inhabilitaciones o el «conflicto social» que puede generar en las calles, aunque estará abierto a abordar cualquier asunto que le quiera plantear.

El principal objetivo del vis a vis es frenar la tramitación de la Ley del referéndum, por ello la intención de reunirse antes del próximo miércoles, que es cuando se retoma la actividad en el Parlament y previsiblemente la Mesa se reúna para dar luz verde a su recorrido parlamentario. En este sentido, Albiol consideró que, pese a que la norma es una «iniciativa de los grupos políticos», Puigdemont tiene capacidad para detenerla. «El president tiene hasta el último minuto para cambiar la dirección de los hechos», aseveró, en una rueda de prensa que celebró en la sede popular.

En caso de que no fructifique este intento por reconducir el escenario político al que se aboca Cataluña, Albiol avisó de las consecuencias en que se podrían sumir los dirigentes independentistas. Para ello, recordó la inhabilitación del ex presidente de la Generalitat, Artur Mas, por llevar a cabo la consulta del 9 de noviembre de 2014, y precisó que esto se podría reproducir con todos aquellos diputados y miembros del Govern que quieran seguir adelante con la Ley del referéndum. Se da la situación, precisamente, de que esta norma, cuando fue registrada en el Parlament el pasado 31 de julio, fue firmada por todos los diputados de Junts pel Sí y la CUP, aunque será la justicia quien dictamine si todos tienen que asumir responsabilidades o solo determinados miembros. En todo caso, advirtió que no podrán acogerse a ninguna amnistía a partir del 2 de octubre «como si no hubiera pasado nada», y tendrán que pagar las consecuencias.

Albiol no escondió que tiene pocas esperanzas en que Puigdemont cambie el rumbo, aunque sí expresó su optimismo a que acceda a este encuentro, porque reconoció que siempre que le ha pedido verse, ha aceptado. Asimismo, se refirió al pleno del Parlament que someta a votación esta norma como «ficticio», además de adelantar que su partido no asistirá y pedir a las otras fuerzas «democráticas» que tampoco lo hagan, en alusión principalmente al PSC y C’s. De celebrarse, consideró que solo «puede provocar que haya lío, conflicto y tensión política y social».

En este sentido, acusó a Puigdemont y el vicepresidente, Oriol Junqueras, de buscar conflicto social en las calles porque saben que no habrá 1-O, pero se dedican a «calentar y a encender a los exaltados que pueda haber, sobre todo en determinadas formaciones políticas como la CUP».

Leer el resto de La Razon

Comentarios

Loading...
Por favor, Inserte su nombre Por favor, Introduzca su E-Mail Por favor escriba sus comentarios Error Happened