Calor, multitudes, abanicos y ritmo

CULTURA 17-6-2017 Elpais 82

Así como el Primavera Sound de hace cuatro años se recuerda como el del frío, con temperaturas nocturnas heladoras y gélida brisa marina, el Sónar de este año se recordará como el Sónar del calor, pegajoso e inclemente incluso por la noche. En la del viernes esta sensación de estío tropical se acentuó en los espacios bajo techo del recinto de Hospitalet, donde por ejemplo en la actuación de Moderat, la comunión de la multitud con los alemanes se soldó, nunca mejor dicho, gracias a una temperatura ambiente propia de Lawrence de Arabia. Un poquito de aire acondicionado no hubiese sobrado, ciertamente. Claro que escapar a un escenario al aire libre para ver sudar, pobrecitos, a Anderson .Paak y su banda, todo perlones de sudor en las caras, menos en la del guitarrista de origen latino, al parecer acostumbrado a lo tórrido o con problemas en las glándulas sudoríparas, tampoco aligeraba la sensación de estío triple X. Pero nada se interpone entre el disfrute y el Sónar, así que abanico va, abanico viene, Nicolas Jaar se impusieron junto a Moderat y .Paak como referencias de una noche multitudinaria.

Seguir leyendo.

Leer el resto de Elpais

Comentarios

Loading...
Por favor, Inserte su nombre Por favor, Introduzca su E-Mail Por favor escriba sus comentarios Error Happened