Entre vino y letras

CULTURA 16-6-2017 Elpais 58

No se puede replicar con exactitud el sabor de un vino. Tampoco se parecerán dos páginas con el mismo argumento si quienes lo cuentan son plumas distintas. Son inimitables porque dependen de la mano que hay detrás. Tan convencido está de eso el bodeguero Carlos Moro, presidente del grupo Matarromera, de eso y de lo imbricados que están vino y literatura, tan seguro de que ambas son manifestaciones culturales de igual orden, que por tercera vez propició un coloquio entre escritores acompasado por una cata. En esta edición de la velada, la primera celebrada en San Vicente de la Sonsierra (La Rioja), los invitados fueron el poeta César Antonio Molina, quien fuera ministro de Cultura entre 2007 y 2009, y la crítica literaria Mercedes Monmany. Partiendo del sexto volumen de lo que Molina considera sus “memorias ficticias”, Todo se arregla caminando (Destino) y de las más de mil quinientas páginas con que Monmany traza un canon de la narrativa europea al que el poeta Carlos Aganzo, moderador de la charla, se refirió como vademécum literario (Por las fronteras de Europa, Galaxia Gutenberg), ambos debatieron sobre cómo solo conociendo la historia y respetando las artes se pueden construir identidades que no se deterioren, sobre cómo la cultura es la argamasa que une al Viejo Continente. “Ya hubo gente que pensó antes que nosotros sobre quiénes somos y lo escribió. ¿Lo olvidamos? ¿A quién le vamos a pedir el relato de qué son España y Europa sino es a nuestros artistas?”, aseguró firme Molina.

Seguir leyendo.

Leer el resto de Elpais

Comentarios

Loading...
Por favor, Inserte su nombre Por favor, Introduzca su E-Mail Por favor escriba sus comentarios Error Happened