El despegue del precio del oro, ¿es real o una burbuja?

Que el oro es un valor que cotiza al alza cuando los mercados caen o la inflación arrecia es algo de sobra conocido. Desde que la renta variable se haya inmersa en su particular espiral bajista, es decir, desde el pasado diciembre, el oro se ha apreciado un 22%, en más de 241 dólares la onza. El metal amarillo cotiza ahora en los 1292 billetes verdes, lo que implica hacerlo en niveles máximos de hace 15 meses. La duda, ahora, es si los inversores se pueden fiar de este oro que tanta tendencia ha demostrado en el pasado hacia la formación de burbujas que han desembocado en traumáticas caídas.

“A diferencia de otros rebotes, el volumen de ETFs ha acompañado la subida, lo que da cierta credibilidad al movimiento. Con todo, también es cierto que ha corrido mucho y muy rápido, por lo que cabe esperar cierta moderación de los precios en el corto plazo, si bien sería necesario un cambio de los fundamentales para dar por finalizado el movimiento alcista”, explica Tomás García-Purriños, estratega de MoraBanc Asset Management.

Ese cambio en los fundamentales, explican los expertos, podría proceder de un repunte de la inflación o de una aceleración en el proceso de la normalización de los tipos de interés de la Reserva Federal en Estados Unidos. “No se trata de una burbuja”, explica Victoria Torre, responsable de análisis y producto de Self Bank, que recuerda que, si bien el oro cotiza en zona de máximos del año, “está lejísimos aún de sus máximos de tres y cinco años”. Y es que en 2011, el oro llegó a alcanzar los 1900 dólares por onza, es decir, un 48% por encima de su nivel actual.

Pero que el despegue del oro haya estado fundamentado no quiere decir que su ascenso, de ahora en adelante, vaya a ser sencillo. Según el análisis realizado por J.P. Morgan, el metal dorado podría encontrar serias dificultades a la hora de atravesar la resistencia de los 1300 dólares por onza, una barrera que se encuentra a tan solo ocho dólares del valor actual, es decir, a apenas un 0,6%.

Una vez superase esa barrera, eso sí, desde el punto de vista técnico la tendencia sería claramente alcista. “Superados los 1300 dólares, el próximo destino serían directamente los 1400”, apunta Marc Artés, consejero delegado de Trading Intradía. En el lado opuesto, el de las caídas, el experto considera que el punto a vigilar serían los 1200 dólares. “El precio del oro ha superado el techo del canal bajista en el que estaba inmerso y ha empezado a marcar mínimos crecientes con mucho volumen, formando un soporte importante. Si, por algún casual se perdieran los 1.200 dólares, deberíamos deshacer las posiciones, porque se iría derecho a los 1050 e incluso podría seguir bajando”, explica el experto.

Incluso aunque la situación en los mercados mejorase, los expertos apuntan a que el impulso tomado por el oro podría seguir teniendo fuerza. “Una mejora en el estado de la economía mundial también tiene efectos beneficiosos sobre el precio del oro”, indica Torre, que señala que “cuando la economía va bien se impulsa el consumo de bienes y los consumidores demandan más joyas, presionando la cotización del oro al alza”.

Y es que, aunque en los mercados el valor refugio del metal amarillo es el más destacado, el oro es, al fin y al cabo, una materia prima. “Por debajo de 1.000 dólares no resulta rentable, por lo que la producción se ha reducido, presionando su precio al alza, como ha ocurrido con el petróleo”, explica García-Purriños que considera, además, que el hecho de que más de un tercio del crédito se pague en tipos negativos beneficia al oro, que se presenta más atractivo pese a sus costes de almacenamiento.

Leer el resto de Cincodias

Comentarios

Loading...
Por favor, Inserte su nombre Por favor, Introduzca su E-Mail Por favor escriba sus comentarios Error Happened