Vinos que hablan por sí solos

VIAJAR 12-3-2018 Razon 183

Los viñedos y la bodega de Barcolobo se encuentran en Finca La Rinconada, un rincón del Duero en forma de hoz, al que debe su nombre. Un pintoresco paraje natural enclavado en el corazón de la Reserva Natural «Riberas de Castronuño – Vega del Duero», único espacio natural protegido de la provincia de Valladolid, hábitat excepcional para especies como la garza imperial, ciervos, jabalíes, aguiluchos y un sinfín de animales. Este entorno privilegiado, con una fauna y flora de extraordinaria singularidad, imprimen a sus vinos un carácter diferencial.

La familia Isidro Rincón compró la finca en el año 1971 y, aunque desde un primer momento la pretensión fue recuperar la tradición vitícola de este lugar (donde hubo viñas de Malvasía en origen), no fue hasta los inicios de este siglo cuando plantaron los viñedos tras escoger las parcelas más idóneas, optando por variedades tintas que se adaptaran de manera óptima a los suelos de las parcelas seleccionadas, la mitad las plantaron de Tempranillo y el resto de Syrah y Cabernet Sauvignon. Para albergar las instalaciones de la bodega procedieron a rehabilitar un antiguo almacén de grano que había en la finca.

Podemos decir que Barcolobo es un oasis en la meseta castellana, rodeados por el Duero por un lado y por el monte de encinas por el otro, con vinos diferentes, que pretenden transmitir el extraordinario paraje que les rodea.

Leer el resto de Razon

Comentarios

Loading...
Por favor, Inserte su nombre Por favor, Introduzca su E-Mail Por favor escriba sus comentarios Error Happened